Autores

Para someter trabajos vea, Información para autores(as). Los artículos firmados son responsabilidad exclusiva de sus autores(as) y su publicación no implica aprobación y acuerdo con el contenido por parte de Plaza Crítica. No se autoriza la reproducción total o parcial de los textos ni de las ilustraciones ni de las fotografías ni de cualquier otro elemento gráfico o textual sin la aprobación previa de sus autores(as), de la revista, y referencia de reconocimiento a nombre de Plaza Crítica. Todo autor(a) de material textual o gráfico publicado conserva los derechos de sus trabajos.

José Miguel Martí Nieves

LA OTRA PALOMA

Salida de la prisión
valerosa compañera
fue a integrarse a la trinchera
opuesta a la represión.
Conforme a su decisión,
previo análisis razona
consciente que si se asoma
a trampa de cazador
cual pitirre o ruiseñor
¡qué triste es una paloma!

Pro la dicha colectiva
arriesga la personal
y en ruptura con lo usual
en lo adverso la ex cautiva
eleva su frente altiva
cuando empieza amanecer
¡siendo tal ave mujer!
que sobrevuela el tormento
y recobra su contento
cantando al atardecer.

Su canción tiene la hechura
de la palabra adecuada
para el canalla estocada
y del honesto sutura.
Es canto cuya lectura
la paridad es tener
el gozo de converger
con el hombre a igual tarea
y no porque hembra sea
más triste es una mujer.

A su paso no hay centella
que altere su compostura
y prosigue en la segura
ruta que lumbre destella
emanada de la estrella.
Del pabellón que enarbola
sirviéndole de farola
cuando en gestión del deber
se va en patriótico hacer
andando de noche sola.

José Miguel Martí Nieves
Del poemario en preparación  MAS OTRAS GLOSAS

 

Encuentro

Y desde que tuve sentido
para calcular la distancia
en tiempo pasos, del camino
que produjera nuestro encuentro,
podía asegurar
que por algún lugar
equidistante, pisaba tu pie
su natural y necesario espacio.
Sabía que tu humano cuerpo
por resorte de la naturaleza
develaría en su momento dado
las formas profundas, llanas, elevadas
con que se define el contorno en ti.
Sin ver tus pechos libres del sostén
o de la feudal moda oculto
supe que no tan solo
para amamantar pendían
ya cónicos, redondos o aperados.
Te adiviné apacible
mas, no contemplativa.
Humilde si, tonta no,
inteligente, pero no arrogante
valiente, mas no vanidosa.
Pero aunque te halle,
y tú a mí no me encuentras
nunca me defraudaste.

José Miguel Martí Nieves